“Aprobar un auto en Argentina ahora no debería tomar más de cinco días”

El Gobierno anunció la semana pasada que, a partir de ahora, todos los autos que hayan completado el proceso de aprobación para venderse en Europa quedarán casi automáticamente aprobados para venderse también en Argentina (ver resolución). Se puso así fin a un trámite burocrático legendario: las aprobaciones ante el INTI Tardaron entre ocho meses y un año en completarse. El caso más emblemático fue el de la Renault Kangoo ZEun vehículo eléctrico que tardó 24 meses en obtener el permiso del INTI.

Para conocer más sobre cómo se modificó el procedimiento, Autoblog entrevistado Pedro InchauspeSecretaría de Simplificación Productiva del Ministerio de Producción y Trabajo.

Inchauspe fue el responsable de llevar a cabo un proceso de digitalización y simplificación del proceso de homologación de vehículos. No fue fácil: se necesitaron tres años para implementar un sistema más simple, más rápido y más transparente.

El diálogo completo con Autoblog reproduce a continuación.

-Cuando este Gobierno creó la Secretaría de Simplificación, el objetivo era combatir la burocracia en el Estado para reducir la complejidad y el tiempo en muchos de los trámites que realizan las empresas e industrias. Además de simplificar la homologación de los autos, ¿en qué otras áreas la Secretaría ya ha logrado cambios?
-Hay varios ejemplos. Por ejemplo, logramos que la Inspección General de Justicia permitiera la creación de Sociedades por Acciones Simplificadas, en tan solo un día. También logramos que en pocos días se otorgara el Registro Industrial de la Nación: es un trámite que todas las industrias del país deben realizar cada año, para seguir produciendo. Antes tardaba ocho meses. Hoy solo se necesitan unos días. Otro ejemplo: redujimos al mínimo el tiempo para otorgar el Certificado de Exportación de Alimentos. Es un permiso fundamental para las empresas argentinas que exportan alimentos a todo el mundo. Anteriormente, el certificado tardaba seis meses. Y muchas veces sucedió que los alimentos perecederos caducaron: se pudrieron esperando permiso.

-¿Con qué panorama se encontró cuando decidió acelerar los tiempos de aprobación de los autos que otorga el INTI?
-Acelerar el proceso de Licencia de Configuración del Modelo (LCM) u homologación fue uno de los primeros objetivos que nos propusimos cuando asumimos el cargo. No fue fácil, nos llevó tres años cambiar los procesos. Empezamos desde el primer día, porque era una de las principales quejas que nos hacían las empresas de automoción. El proceso de aprobación duró de ocho meses a un año y complicó la creación de un plan de negocios. En el caso de los automóviles de fabricación nacional, el retraso en las aprobaciones fue una razón por la que los fabricantes prefirieron fabricar sus nuevas plataformas de modelos en otros países, para no tener que esperar un año por un LCM. Además, era un factor de incertidumbre…